Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Videojuegos’

Antes de comenzar, tengo que comentar que no he jugado a este juego, pero me he nutrido para hacerlo con comentarios de amigos, de otros blogs, de la Wikipedia y de un par de artículos publicados en la revista Science.

Por todos es sabido que la industria de los videojuegos genera mucho dinero, más que el cine. Debido a que los juegos que tienen más usuarios suelen ofrecernos altas dosis de sangre (yo personalmente prefiero los arcade de toda la vida), juegos mediáticos que aparentemente tienen una finalidad más educativa, como es Spore, desgraciadamente merecen cuanto menos de nuestra atención. Spore es un videojuego diseñado por Will Wright (creador de Los Sims) que simula la ¿evolución? de una especie desde las etapas más primitivas (seres unicelulares) hasta la colonización de la galaxia por parte de esta.

Sin embargo, cuando lo vemos en acción resulta fallar estrepitosamente. No son erratas tontas y escasas que hacen el juego más atractivo, sino que existe una gran cantidad de errores malos e innecesarios se suceden continuamente. Como muestra de ello, mirad el vídeo promocional:

Lo primero que se nos plantea es el diseño inteligente, borrando desde el principio la certeza de que la evolución es algo característico de los seres vivos, dándole al jugador el papel de dios. Otra vez más se hace de la ciencia un uso comercial, en este caso, la  evolución; y otra vez se disfraza de teoría científica ideas obsoletas. El resto de comentarios, los haremos sobre los 5 estadios en los que se divide:

Estadio de célula

Un meteorito cae en un planeta yermo, se abre bajo el agua y se libera una única célula, algo que huele a panspermia. El objetivo de esta etapa es moverse en un entorno bidimensional (a pesar de estar sumergido en agua), alimentándose y evitando ser comido por otros usuarios. Otra cosa que hay que conseguir son “puntos de ADN” que se pueden canjear por mejoras en los caracteres, pudiendo cambiar incluso de tipo de alimentación.

En esta primera fase, no se tiene en cuenta el origen único de todos los seres vivos, ya que cada jugador aparece del interior de un meteorito de manera aislada. La evolución  nunca se muestra como un proceso de cambio poblacional, un solo organismo va “evolucionando” gracias a la ayuda de un diseñador inteligente. También es errónea la facilidad con la que se mejoran caracteres aislados de manera tan sesgada (no de manera global y gradual), pues la eficacia biológica de los organismos está influenciada por todas sus características, las cuales no están separadas unas de otras. Además, no me convence que se use la cantidad de ADN como moneda de cambio evolutivo y no la calidad.

Estadio de criatura

Cuando se consigue el suficiente ADN, a nuestro organismo le crecen piernas y sale a tierra firme. Aquí se pretende interactuar con otras especies, atacándolas hasta que se extingan o haciendo alianzas. Cuando se encuentra un individuo de nuestra especie se necesita cortejarlo, pero como todas las especies se reproducen sexualmente y este juego está dirigido a los niños, tras el cortejo (sin haberse tocado en ninguna ocasión) la hembra pone un huevo. Este es el momento de modificar la nueva criatura según nuestro capricho.

No existe variación (los individuos de la misma especie son clones), ni selección natural (la modificación se origina dentro del huevo, independiente del ambiente). Sí, existe cambio, pero no de la manera que entendemos el cambio evolutivo. Incluso la idea de dios está alterada, pues no existe un ser todopoderoso, sino que existen tantos dioses como criaturas, lo cual es una idea que nos plantea problemas metafísicos que no vamos a tratar.

Estadio de tribu

La especie es tan inteligente que domina el planeta. Ahora de controla una tribu que tiene que destruir o hacer amistad con otras tribus. De este punto en adelante, la evolución está congelada.

Ya a mitad el juego no tenemos evolución biológica, sino evolución cultural que, aunque comparten puntos en común, no son lo mismo.

Estadio de civilización

En esta fase las piezas del tablero de juego son edificios y vehículos –no organismos– y la meta es destruir o amistarse con otras civilizaciones (¿de qué me sonará a mí esto?).

Estadio Espacial

Finalmente, se termina controlando una nave espacial el objetivo es extender tu imperio en colonias planetarias a través de la galaxia. Nuestra experiencia está conectada al universo y las fuerzas que los forman.
.
No me gustaría dejar la sensación de que desapruebe el juego, más bien lo que no me gusta es la gran cantidad de tergiversaciones de la ciencia que se hacen. Pues los que estamos metidos en ciencia hemos aprendido una cosa: es más gratificante y excitante entender lo que conocemos, que mirar con perplejidad lo que desconocemos.


[1] Llegó Spore, un videojuego sobre la evolución. Proyecto Darwin | Enlace

[2] Spore: ¿Evolución?. La ciencia de la vida | Enlace

[3] Metida de pata del creador de Spore. La muerte de un ácaro | Enlace

[4] Bohannon J (2008) “Spore Documentary Spawns Protest By Scientists Who Starred in It”. Science 322: 517 | Enlace

[5] Bohannon J (2008) “Flunking Spore”. Science 322: 531 | Enlace

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: