Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘No es oro’

Cuando empecé a preparar contenido para este blog, este fue uno de los artículos que empecé a escribir, pero no lo he sacado hasta ahora porque me parece precipitado hablar de  malas conclusiones sin hablar de las correctas porque esto desmantelaría muy pronto la idea preconcebida que todos tenemos de que lo primero que se nos ocurre es lo cierto.

Con frecuencia tomamos como certezas hipótesis que no están demostradas bien porque parecen absolutamente obvias, bien porque no nos molestamos en pensar más (qué les voy a contar, si estamos cansados de oír a la “prensa rosa” o, lo que es peor, a los “pseudocientíficos”), pero la ciencia no marcha así, El método científico requiere que todas las evidencias sean inferidas a través de la experiencia que debe ser reproducible cuantas veces se desee.

Un buen ejemplo de esto lo encontramos en el oso polar (Ursus maritimus). Podemos decir que  el pelaje blanco de esta especie es un carácter derivado, pues es el único oso que lo posee y además de estar íntimamente emparentado con el oso pardo (Ursus arctos). Según lo cual no sería descabellado pensar que los osos polares, como adaptación a un medio predominantemente blanco, han ido desarrollando un pelaje cada vez más claro porque esto supone una ventaja al ser percibidos por su presas (frecuentemente focas) con menor frecuencia, aumentando así su eficacia biológica.

ursus maritumus

Fig. 1: El pelaje blanco del oso polar (Ursus maritimus) no tiene función de camuflaje. | Fuente: U.S. Fish and Wildlife Service

Entonces, para corroborar esto, es necesario encontrar distintas estrategias donde aproveche su camuflaje. Sin embargo, cuando se han observado sus métodos de caza, raramente utilizan hacen uso de su camuflaje, ya que suelen esperar a las focas en algún agujero sobre el hielo donde salen a respirar, o bien encuentran el refugio de su presa por el olfato para matarla aplastando su escondite. Por lo tanto, no podríamos concluir atribuyéndole dicha función de camuflaje, tendríamos que volver a plantear nuevas hipótesis hasta llegar a una demostrable.

No obstante, su pelaje tan especial debe de estar relacionado con el ambiente de alguna otra forma. Una de las hipótesis más extendida está relacionada con una mayor capacidad de conseguir calor absorbiendo todo el espectro de luz ultravioleta, pues el color de los osos polares es negro, no blanco en este espectro.

Como hemos mostrado, es relativamente fácil hacer hipótesis y montarnos nuestras propias historietas evolutivas. Aunque los contrastes experimentales pocas veces nos dan la razón a la primera, esta es una de las dificultades del estudio de la evolución.

Anuncios

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: