Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Evolución en la ciudad’

Con este artículo inicio una sección denominada Evolución en la ciudad, donde hablaré de ciertos aspectos biológicos inspirados en detalles que se observan en nuestro día a día. Además, aprovecho la ocasión para invitaros a que me pongáis a prueba y contribuyáis con alguna idea.

Llevo ya unos añitos deambulando por la Facultad de Ciencias de Granada, y cuando las necesidades fisiológicas se convierten en una obligación te metes en el servicio que tienes más a mano. Tantas veces lo he necesitado y tan aburrido he estado que durante la última semana que me fijé en la variabilidad de rejillas de los urinarios que puedo visitar.

servicios

Fig. 1: Uno de los servicios. | Autor: EvoVagariO

Digamos que la mayoría son estánderes, la arquetípica rejilla con seis perforaciones circulares de centros en los vértices de un hexágono regular. Sin embargo, en las aulas “A”, el modelo es distinto, las rejillas tienen forma de cúpula con cinco hendiduras que salen como radios de él y son consecutivamente equidistantes (ver Fig. 2). Esto me recordó enormemente a la disposición del aparato ambulacral de los equinoideos (estrellas de mar, erizos, holoturias y lirios de mar).

estrella urinario

Fig. 2: Una estrella de mar y una rejilla. | Autores: Paul Shaffner y EvoVagariO

El aparato ambulacral es una serie de tubos interconectados que recorren todo el cuerpo de este grupo de animales (ver Fig. 3). Su función primaria es la de actuar como sistema circulatorio y respiratorio, sin embargo, en el transcurso de la evoución ha ido adquiriendo nuevas funciones, la de locomoción (y de ahí viene su nombre), fijación al sustrato, alimentación y órgano sensorial. Alrededor del esófago se encuentra un canal radial del que parte un conducto por cada uno de los brazos y, a su vez, de cada uno de estos conductos salen unas pequeñas ramificaciones llamadas pies ambulacrales.

aparato ambulacral

Fig. 3: Las entrañas de una estrella de mar. (1) Estómago pilórico. (2) Intestino. (3) Glándula rectal. (4) Canal pétreo. (5) Medreporito. (6) Canal pilórico. (7) Ciego pilórico. (8) Estómago cardiaco. (9) Gónada. (10) Surco ambulacral. (11) Ampolla del pie ambulacral. | Fuente: Hans Hillewaert

Este sistema de canales contiene un líquido similar al agua marina, salvo por algunas células y proteínas propias del organismo, que se encuentra a presión y se abre al exterior por el madreporito. Mediante variaciones en la presión del líquido que contiene y una serie de músculos, los pies ambulacrales sobresalen del cuerpo y comienzan a moverse, originándose un desplazamiento. A continuación, un interesante vídeo donde se pueden ver en acción los pies ambulacrales de un erizo.

Chulo, ¿verdad? La simetría pentarradial caracterísitica de los equinodermos es herencia de un ancestro de vida libre que no disponía de sistema ambulacral como se observa en la actualidad, sin embargo ha sido importante para su desarrollo, pues como ninguno de los canales radiales queda enfrentado en la zona del esófago, lo que ayuda a distribuir mejor la presión del líquido y evita que se creen regiones con una presión más alta. Algo similar ocurre en la rejilla del urinario. La idea es que el agua que entra por cada una de las 5 hendiduras no sale enfrentada con ninguna y así tiene vía libre para salir a la cañería (Esta es la teoría, a la hora de la práctica siempre está atascado, entre otras cosas porque existe gente incivilizada). Sin duda un curioso ejemplo de la inspiración que la tecnología tiene en la naturaleza biológica. Además, esta es una evidencia de que es poco probable que dios exista, pues en tal caso ya nos habría pedido tributos por derechos de autor.

Anuncios

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: